El Proceso a la Orden del Temple, nunca existió, su nombre se debe a la pantomima, que realizaron el Rey de Francia y el Papa Clemente, con la ayuda de la Inquisición para repartirse las riquezas y bienes de la Orden del Temple.
El 13 de Octubre de 2007, 700 años después, renace la Orden del Temple.
El 25 de Octubre de 2007, el Vaticano, publica los documentos de "Processus contra Templarios".
El "Folio de Chinon" demuestra que el papa Clemente V, dio la absolución al Gran Maestre del Temple, Jacques de Molay y a Godofredo de Charnay, permitiéndoles "recibir los sacramentos cristianos y ser acompañados de un capellán" hasta ser quemados en la hoguera.


Búsqueda personalizada

Planificación para eliminar a la Orden del Temple

La creación de la Orden del Temple, coincide con la época Feudal europea. El regreso a Chipre de la Orden y posteriormente a Paris, coincide con la época de las Monarquías absolutas.
El poder militar de una Orden, organizada y curtida en la lucha por los Santos Lugares, causaba miedo en la Monarquías, que a su vez la necesitaban y usaban para financiarse.
Los Obispos, se sentían discriminados por la independencia religiosa de la que gozaba.
En 1274, en el Concilio de Lyon, Felipe el Hermoso, retoma el proyecto de fusión de los Templarios y Hospitalarios en una sola Orden, denominada Los Caballeros de Jerusalén, que estaría bajo la dependencia de la Corona francesa. Se oponen ambas Ordenes y el Papa Nicolás IV.
La falta de apoyo de los Papas Nicolás IV y Bonifacio VIII, a Felipe el Hermoso, contuvo los ataques a la Orden. Los problemas económicos en los que estaba inmersa la Corona, le llevaron a reponer determinados privilegios, para obtener en 1297 un préstamo de 5.200 libras de la Orden del Temple.
El canciller Guillermo de Nogaret, se establece como verdadero enemigo de la Orden y redacta unas Memorias, en las que inculpa a la Orden del Temple como los verdaderos responsables de la perdida de los Santos lugares y propone una Nueva Cruzada, que seria financiada, confiscando las propiedades de la Orden del Temple.
El Papa Bonifacio VIII, se opone tal despropósito y es raptado por la tropas de Felipe el Hermoso en Agnani, se produce una revuelta popular que consigue liberarlo. El papa excomulga a Felipe el Hermoso.
Le sucede Benedicto XI, cuyo pontificado duro un año y falleció en extrañas circunstancias, el día anterior a que apareciese la excomunión de Guillermo de Nogaret.
La nueva elección del Pontífice, fue una imposición de Felipe el Hermoso, para que la tiara recayese en el Arzobispo de Burdeos, Bertran de Got, que adopto el nombre de Clemente V  y traslado la residencia papal a Francia, concretamente a Aviñon.
La negaciones de prestamos de los banqueros lombardos y judíos, para la financiación de los desastres en Flandes, supone la confiscación de sus bienes y la expulsión del país, teniendo que recurrir nuevamente a la Orden para la obtención de un préstamo.


Proceso:Una Bufonada Felipe el Hermoso Manual del Inquisidor
Bufonada del Proceso contra la Orden del Temple Felipe el Hermoso, Rey de Francia Manual del Inquisidor

EL SANTO GRIAL . PARTE 6




Estrategias y Falsas pruebas para eliminar a la Orden del Temple

Clemente V, el Papa que había instalado su sede en Aviñon y debía su tiara a Felipe el Hermoso.
Como parte de la estrategia, convoca el 6 de agosto de 1306 a Jacques de Molay, para que se traslade de Chipre a Francia, alegando que deben tratar del desarrollo de una nueva Cruzada. El maestre arribo a Francia, cargado de oro y plata para financiar la prometida Cruzada.
Guillermo de Nogaret, continuaba con su labor de buscar pruebas o falsas pruebas que pudieran suponer alguna imputación contra los templarios.
En 1305, apareció un zascandil, llamado Esquiú de Floryan,(posiblemente un extemplario, expulsado de la Orden) el cual decía que había compartido las confidencias de un Templario prisionero en Agen.
Esquiú de Floryan, ofreció la información a Jaime II de Aragón, con la promesa de participar en el botín de la Orden del Temple. Jaime II, pronto pudo comprobar, que no existían tales pruebas ni los hechos imputados. En 1308, Esquiú de Floryan, envía una misiva reclamando a Jaime I, su parte en el botín obtenido por desaparición de la Orden.
El desdén de Jaime II, lleva a Esquiú de Floryan, a ofrecerle la misma información a Guillermo de Nogaret, que obtiene así, una prueba para acusar a la Orden, convirtiéndose Esquiú de Floryan, en el principal testigo acusador.
Guillermo de Nogaret, introduce a 12 espías en la Orden, para confirmar las pruebas y obtener más información.
El 24 de agosto de 1307, Felipe el Hermoso, presiona al Papa, para que se una al complot, el cual se declina la propuesta, al no presentarle pruebas y promete una investigación profunda.
El complot se tramaba, sin que los Templarios tuvieran la más mínima duda o atisbo de las imputaciones que les iban a hacer. Felipe el Hermoso, distinguía a Jacques de Molay como padrino de uno de sus hijo.
Guillermo de Nogaret, actuaba presionando a la Inquisición y ofreciéndole falsa pruebas, para iniciar el proceso.
Definido el método, Guiilermo de Nogaret, asesora a Esquiú de Floryan y al abogado Guillermo de Paisians, para que presenten las correspondientes denuncias que permitan abrir un Proceso.
El gran Inquisidor, ya tiene las denuncias para abrir el proceso por Herejía, y solicitara a la autoridad el arresto de los encausado. Felipe el Hermoso, estaba asesorado por el Gran Inquisidor de Francia, el hermano Dominico Imberto.
El 14 de Septiembre de 1307, Guillermo de Nogaret, envía una misiva a todas la Iglesias y dependencias de Francia, con una orden muy concreta: Mantenerlo en silencio y no abrir hasta el día 13 de Octubre de 1307.
El contenido de la misiva, era la detención ese mismo día de todos los hermanos de la Orden del Temple, para mantenerlos en prisión, en espera del juicio de la inquisición y la confiscación de todos sus bienes.
La Orden del Temple, seguía sin sospechar absolutamente nada de la trama que cernía a sus espaldas. Felipe el Hermoso, agasajaba a la gran Maestre, de tal forma, que el día anterior a la detención, Jacques Molay, fue elegido para portar el cordón fúnebre de las exequias de Catalina Coutenay, esposa de Carlos Valois, hermano de Felipe el Hermoso.
El 13 de octubre de 1307, la traición se consuma en toda Francia.



El Inquisidor Guillermo de Paris

Los dominicos, se habían convertido en el martillo de herejes y no ahorraban horrendas torturas, con tal de obtener una confesión que deseaban oír.
Actuaron en el proceso contra los cataros y realizaron una copia del mismo contra los Templarios.
El Inquisidor Guillermo de Paris, no ahorro torturas para obtener la primeras confesiones de los miembros de la Orden.
Intervino el Papa, que se encontraba en Poitiers y decidió que se paralizaran el proceso, suspendiendo el poder de los prelados e Inquisidores y trasladando el asunto a su Tribunal.
La intervención del Papa, no era para establecer un proceso justo contra los Templarios, sino, para reafirmar su poder frente al Rey de Francia, a quien le debía la tiara.
Los Templarios, eran una Orden religiosa que solo dependía del Papa y solo el tenia poder para disolverlos o juzgarlos.
La conjura funciona de nuevo, el Rey cede para satisfacer la demanda del Papa y le envía a Poitiers los Caballeros infiltrados que actuaban como espías suyos. Las declaraciones de autoinculpación estaban escritas y el Papa, obtiene pruebas que le justifican el levantar de nuevo el proceso y devolver la autoridad Inquisitorial, reservándose para él, el juicio contra el Maestre Jacques de Molay.
Felipe el Hermoso, engañó al Papa y le prometió retirar todas las acusaciones que pesaban contra su antecesor Bonifacio VIII, muerto años atrás como consecuencia de las desavenencias con el Rey, si redactaba la abolición de la Orden. Clemente V, a pesar de las informaciones favorables sobre la Orden y de las acusaciones poco fundamentadas que pesaban sobre ella, en el Concilio de Viena del Delfinato, y por provisión apostólica, decidió la abolición de la Orden con la Bula Papal Vox in Excelso, el 22 de marzo de 1312. En junio del mismo año la bula Ad Providam otorgó los bienes de los Templarios a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén Los Caballeros Templarios, que habían sido sometidos a la Inquisición, estaban en tal estado que era imposible que soportaran el traslado hasta Poitiers para declarar ante el Papa. Las torturas, físicas y mentales a las que fueron sometidos, daba como resultado al muy distinto a un ser humano. El diablo, se vestía Inquisidor, para torturar a los caballeros de Cristo

Cronología del Proceso de la Orden del Temple

  • El 13 de octubre 1307. Detención de los templarios en toda Francia. Fecha legal de desaparición de la Orden del Temple y la transferencia de los bienes a la Orden del Hospital.
  • 24 de octubre de 1307. Juicio al Maestre Jacques de Molay
  • 3 de abril de 1312. Proclamación de la Bula Vox Clamantis, para la disolución de la Orden del Temple.
  • Febrero de 1318. Concilio de Tarragona. Absolución de los templarios catalano-aragoneses. Creación de la Orden de Montesa, bajo el reinado de Jaime II. Desde Aviñon, Juan XXII, proclama la bula Romanus Pontifex
  • 1314 Fin del Proceso Inquisitorial contra la Orden del Temple.
  • 18 de Marzo de 1314. Quema en la hoguera de los Maestres Jacques de Molay y Geoffroy de Charnay
¿Porque hubo que esperar 7 años, desde el momento en que declara la disolución de la Orden del Temple, hasta la quema en la hoguera de Jacques de Molay. ?
La disolución de la Orden en Francia, no conllevo la inmediata desaparición de la Orden. Muchos Templarios de Francia, España y Portugal, proclamaban su inocencia y se resistían a entregar sus armas y Castillos. ¿Que hubiese sucedido, si Jaime I el Conquistador, se hubiera puesto al frente de la Orden del Temple.? Estamos seguros, que hubiese obtenido la anexión de todas las Ordenes y de los estados del Sur de Francia, produciendo un cambio de Monarca y quizás del Papado, dando lugar a lo que hoy podemos considerar la Europa del Mercado Común.

Proceso contra la Orden del Temple y el gran Maestre Jacques de Molay

El papa, se había reservado el juicio contra el Gran Maestre Jacques Molay. El Papa , delega en un comisionado compuesto por: el Arzobispo de Narbona: Gil Aycelin, a los Obispos de Bayeux, Mende y Limoges y a otros 6 eclesiásticos.
Renuncia a hacerlo en persona y nombra un Comisionado Pontificio, que debía realizar las investigaciones en diferentes lugares: Sens, Reims, Rouen, Tours, Lyon, Burdeos, Narbona y Auch.
El Rey, se niega a que visiten los lugares citado, alegando que la mayoria de los Templarios se hallan en Paris.
Al Papa, Clemente, le recordaban la suerte de su antecesores Bonifacio VIII y Benedicto XI. Clemente V, accede a las imposiciones reales, dejando la decisión al Comisionado, que también acata las ordenes del Rey
El Comisionado, redacto una circular el día 8 de agosto de 1309, citando a partir del día 12 de agosto, a todos los hermanos de Temple, que deseen declarar en Beneficio de la Orden, en la gran sala del Obispado de Paris.
La Comisión espero cinco días y no apareció ningún Templario a defenderla. La totalidad de los Templarios de Paris, estaban la cárcel y torturados, lógicamente no podían presentarse a defender a la Orden.
Para darle un poco de credibilidad, se acordó que el obispo de Paris, fuese a las cárceles a preguntar a los Templarios, si estaban dispuestos a defender a la Orden. La respuesta de de Jacques de Molay y la de los Templarios fue afirmativa.
Hugo de Pairaud, acudió al comisionado, para defender a la Orden alegando que no debían dispersar los bienes de la Orden, como no confesaba las imputaciones que le hacia, lo llevaron de nuevo a prisión.
El 26 de Octubre, es llevado Jacques de Molay, ante el Comisionado Papal el cual le pregunto si estaba dispuesto a defender a la Orden, el Maestre respondió, que estando en manos del Papa y del Rey y sin posibilidad de consejo le resultaría imposible.
Nuevamente, el comisionado le pregunta si tiene la intención de decir toda la verdad, el Maestre responde que desea toda la verdad mediante el testimonio de: Reyes, Príncipes y prelados.
Los Comisarios, le advierten que tuviera cuidado con lo que ya había confesado a su cargo y a cargo de la susodicha Orden. Le leen las declaraciones en latín y después en francés.
El Comisionado, procede a leer los hechos que se le imputan, basándose en las declaraciones obtenidas por los hermanos o los espías introducidos como caballeros.
Jacques de Molay, se persigna dos veces, como muestra de incredulidad, asombro e indignación e intenta sacar la espada que no tenia, diciendo:
- ¿Si los comisionados que me interrogan, fueran de otra condición, yo sabría responderles adecuadamente!.
El secretario del proceso, invito a comparecer a cualquiera que desease defender a la Orden.
Se persono el Comendador de la Orden en Payns: Ponsard de Gisy. Su testimonio fue rotundo y derrumbo todas las acusaciones y argumentos expuestos en contra de la Orden
Ponsard de Gisy, afirmo que todas las acusaciones hechas a la Orden como renegar o escupir a Jesucristo, sodomía y otras barbaridades, eran falsas y que todo lo que los hermanos de la Orden habían confesado había sido bajo torturas, torturas que había dado lugar a la muerte de 36 hermanos en Paris y otros en otros lugares . Ponsard de Gisy, describió al Comisionado las torturas a las que había sido sometido y se ofreció para defender a la Orden del Temple, si le asignaban los bienes necesarios para los gastos del Juicio y el poder consultar a los hermanos sacerdotes Rinaldo de Orleans y Pedro Boulogne.
Con tales declaraciones Ponsard de Gisy, sabia que estaba condenado a la tortura por intentar defender a la Orden. Solicito a los comisarios, que ordenaran que no le torturasen.
Los comisarios ordenaron a Felipe de Voet, preboste de Poitiers y a Juan de Jamville, que no se le maltratara. De poco sirvió la petición y tal como temía Ponsard de Gisy, la tortura acabo él poco tiempo después.
Aymon de Barbonme, sargento de a orden, relato como había estado a pan y agua durante 9 semanas y como fue sometido 3 veces a la tortura del agua. Nueva comparecencia de Jacques de Molay, que aparece agotado y sin fuerzas:
Jacques de Molay: - Yo soy un gentilhombre iletrado; oí hablar de una misiva apostólica, según la cual el Papa se reservaba el juicio de mi persona y de los principales miembros de la Orden del Temple y por eso no digo más. Dispuesto estoy a presentarme ante el Papa, pero siendo mortal y por quedarme poco tiempo de vida, os ruego que le supliquéis a su Santidad, que me convoque lo antes posible, aunque solo podré decirle una sola cosa: He tratado de honrar a Jesucristo y a su Iglesia, en cuanto he podido.
A la declaración había acudido Guillermo de Nogaret, con la finalidad de controlar la declaración y alterar al Maestre.
Guillermo de Nogaret, decidió partir hacia Aviñon, para solucionar los temas que tenia pendientes, tras la muerte de Bonifacio VIII, en realidad, era una estrategia para ausentarse y dar a entender que no estaba implicado en la Conjura.
La ausencia de Guillermo de Nogaret, se cubre nombrando a Gil de Aucelin, que ya había tomado partido a favor del Rey y el cargo asignado era el pago por los favores prestados y los que tendría que prestar.
El generalizado sentimiento popular de un fraude, empezó a inquietar a Felipe el Hermoso, el cual obligo a Guillermo de Nogaret y Plaisians a entablar juicios en su nombre, obviando la Corona.
El juicio se suspendió 3 días y se reanudo el 6 de Febrero, con la asistencia de numerosos templarios. Las declaraciones de Ponsard de Gisy, habían dado un vuelco al proceso y la sensación era que la parte oficialista encabezada por Nogaret y los Inquisidores, tenia pocos fundamentos.
Pero Guillermo de Nogaret, antes de ausentarse, había previsto un desfile de testigos, entre los que se encontraban los falso templarios infiltrados y aquellos otros Templarios, que ante la tortura, resultaron ser dóciles. Empleando las declaraciones de sargentos y sacerdotes y haciéndoles falsas promesas, declararon que tenían intención de defender la Orden, pero en realidad, testificaban lo que les habían escrito previamente.
El primer día declararon 15 Templarios, al día siguiente 33, entre ellos Beltrán de Sartiges, comendador de Vienne, que presento una férrea defensa del Temple frente e las acusaciones de los comisarios.
El día 14, declaran dos caballeros Templarios encarcelados en Sens, uno de ellos, Lorenzo de Beaume, comendador de Epailly, muestra durante su declaración, una carta enviada y redactada por Juan de Jamville, donde les expone: las confesiones que deben realizar y les amenaza con la hoguera en caso de no seguir las indicaciones facilitadas.. Lorenzo de Beaume, fue quemado vivo, 3 meses después de testificar.
La farsa de las declaraciones apañadas, empezaba a ir demasiado de prisa y Juan de Jamvile y Felipe de Voet, deciden tomar declaraciones a los incorruptos: Juan de la Tour, tesorero del La Orden, Guillermo de Arblay, excapellán del Rey y al mismo Jacques Molay, que seguía insistiendo en declarar ante el Papa.
El 14 de Marzo, los comisarios llaman a 80 templarios para leerles el Acta de Acusación de Comisariado, firmada y sellada con el sello de Guillermo de Nogaret y compuesta por 127 artículos con las acusaciones..
El mismo día reunieron a 595 Templarios, entre caballeros, sargentos y sacerdotes y les leyeron el acta de acusación en Latin y la Bula Faciens misericordiam. La voz de los Templarios fue una y todos querían defender a la Orden frente a las ignominias vertidas. El Arzobispo de Narbona, les aconseja que elijan 6 procuradores o síndicos. La elección recayó en:
  • Pedro de Boulogne. Sacerdote. Procurador de la Orden en el Tribunal de Roma.
  • Rinaldo de Provins. Sacerdote. Comendador de la Orleans.
  • Guillermo de Chambonnet. Caballero. Comendador de Blandeix.
  • Bertran de Sartiges. Caballero. Comendador de Sartigues. Ya se había destacado en el proceso de declaración
Los cuatro caballeros muestran el deseo de reunirse con el Maestre del temple y los bailíos, pero el Comisariado, les comunica que en el estado en que se encuentran, renuncian a defender a la orden.
La elección de Procurador o Sindico, era otra trampa legal les había tendido a los Templarios, pues la elección de sindico necesitaba de los 2/3 de cada casa de la Orden, algo que no podía suceder, pues estaban todos en diferentes cárceles y la de procurador, solo podía representar al mandante.
El 7 de Abril, Pedro de Boulogne expuso ante el Comisariado sus alegaciones:
El Rey engañado por algunos de sus seductores, informo erróneamente al papa y los dos fueron engañados por falsos testimonios y por difamación publica
La difamación había sido montada por Guillermo de Nogaret y en ningún momento pudo mostrar hechos o documentos que la justificasen.
Los Templarios estaban en las cárceles y los comisarios rechazaban todos los argumentos expuestos, alegando que la difamación no podía ser puesta en duda, según la publicación de la Bula Faciens misericordiam. Los acusados de herejes, no podían invocar ningún privilegio contra los Inquisidores.
Nuevamente Juan de Jamville y Felipe de Voet, presentan dos testigos amaestrados:
  • El 13de Abril, Guiscardo de Marziac, acude a contar la historia de su sobrino Hugo Marchand, un de estudiante de Derecho de cuarenta años, el cual tuvo que dejar su licenciosa vida por los revés económicos de su familia e ingreso en el Temple. Permaneció un mes en la Orden y se fue, falleciendo dieciocho meses después, sin que revelara ningún tipo de problema ni secreto contra la Orden.
  • El notario Raúl de Prael, amigo del comendador de Laon: Gervasio de Beauvais, confeso que le había dicho: "que existía un compendio de Estatutos, que enseñaría de buen grado, pero que había otros secretos que no enseñaría por por nada del mundo. Las palabras puestas en boca del Maestre se referían a estatutos ocultos o a los conocimientos ocultos de escritura y criptografía.
Pedro de Boulogne se queja al Comisariado, de la violencia las tretas que habían padecido como defensores, citando que a aquellos templarios que mantenían su confesión se les prometía salvar la vida, la libertad y un renta vitalicia, pues solo trataba de condenar a la Orden del Temple.
El día 12, antes de iniciar la sesión, llegan las noticias de que el Arzobispo de Sens: Felipe de Marigny, ha condenado a 54 de los Templarios, que se habían prestado a defender la Orden. Los cargos eran herejes relapsos y fueron quemados vivos.
Este y otros muchos hechos confirman la bufonada del proceso, se les acusa y quema sin terminar el proceso. Los comisarios, no pueden dar crédito y envían emisarios al Arzobispo para que sobreseyese la ejecución de la sentencia, pues aseguraban que la Orden y ellos mismos eran acusados falsamente de los hechos que se les imputaban.
Los 54 Templarios fueron quemados vivos en frente a la Iglesia de Saint- Antoine y las cronistas reales, transcriben:
Por mucho dolor que sufrían, ni siquiera en su destrucción quisieron reconocer nada...
Que sus cuerpos pertenecían al Rey y su alma a Dios.
El 13 de mayo, se presento como testigo el sargento Aimery de Villiers-le-Duc, el cual había presenciado el día anterior las carretas con los Templarios que iban a quemar vivos en la hoguera. Aimery, confeso que todas las imputaciones que se hacían contra la Orden del Temple eran falsas, pero que por temor a una muerte así, confesaría si se lo pidiesen, que había matado al Señor
El 27 de Mayo queman en Paris a Juan de Taverny y a otros 4 Templarios, en Reims, queman a otros 9 Templarios.
Los Comisarios, se ven desbordados, no tiene sentido una comisión Papal, cuando a los Templarios se les quema sin Juicio. Se retrasan los trabajos de la comisión, hasta octubre y solo quedan dos procuradores para defenderla: Beltrán de Sartiges y Guillermo de Chambonet.
El sacerdote Rinaldo de Provins, es degradado y no puede actuar como procurador.
Pedro de Boulogne, conjuntamente con otros 8 Templarios, recurre a la desesperada al Concilio de Vienne, para implorar la intervención del Papa y la respuesta obtenida es encerrarlos en prisión. Los Templarios habían comunicado al papa que 2000 hermanos, se hallaban escondidos en los alrededores de Lyon para secundarles. Clemente V, aumento significativamente su guardia y advirtió a Felipe el Hermoso.
A partir de este momento, el comisariado actuó como pura formalidad y le presentaron como testigos a Templarios amaestrados, que confesaban la realización de ritos obscenos, pero ninguno confeso renegación de Cristo o de la Cruz.
El proceso, ya se había realizado y no tenia sentido seguir con el comisariado. Después de escuchar a 231 testigos, es decir, una mínima parte, de los 20.000 Templarios, existentes en las más de quinientas encomiendas quela orden tenia en Francia
El día 20 de marzo, Felipe el Hermoso se desplaza a Vienne. Negocia con el Papa y acuerdan: los tesoros de la Orden y la ciudad de Lyon, pasarían a manos del Rey y los bienes inmuebles de la Orden al no poder entregárselos a un seglar, se destinarían a la Orden del Temple. Finalizado el acuerdo, el día 22, Clemente V, procede a decretar la supresión de la Orden del Temple, sin tener la condena formal de la Orden.

Contraataque Informativo de los Templarios durante el Proceso contra Jacques Molay, gran Maestre de la Orden del Temple

La Orden, no estaba preparada para luchar contra aquellos a los que había jurado obediencia. La detención de los templarios y el inicio de los Juicios, dejo a los miembros de la Orden sin ideas y sin saber quehacer. Una Orden con una organización tan estructurada, sabia en todo momento lo que tenia que hacer y quien lo debía hacer.
Los hechos contra la Orden eran cada vez más graves y los Templarios iniciaron un contraataque informativo.
Los Templarios no detenidos, redactaron pasquines y memorias para distribuirse por todo el Reino, explicando la falsedad de las acusaciones que se les imputaban.
La Orden de los Caballeros de la Milicia del Temple es pura y fuerte, lejos de los horrores que le reprochan. Podemos defenderla con todo nuestro honor.
Esto es tan notorio, que tenemos derecho a pedir que por Dios, se nos haga justicia, que se nos libere de una larga y cruel opresión y que a partir de ahora se nos admita en los sacramentos de la Iglesia.
Las intenciones eran buenas, pero la Orden ya no tenia poder logístico, eran perseguidos y usaban un medio escrito, para informar a una población, que en su mayor parte no sabia leer.

Penas que imponía la Orden del Temple a las faltas cometidas por los Hermanos

El castigo más grave para un Templario era la expulsión de la Orden del Temple y según la Regla, solo se podía producir en diez supuestos:
  • Simonía
  • Violación del Secreto del Capitulo
  • Ratería
  • Asesinato de un Cristiano
  • Conspiración
  • Salir de Una Casa ilícitamente de un Castillo o una Casa
  • Traición
  • Herejía
  • Sodomía
  • Huida del Campo de Batalla
Cuando un Templario era despedido de la Orden, se debía presentar ante el capitulo: desnudo, cubierto solamente por los calzones y con una correa al cuello.
El expulsado, tenia que dejar toda su ropa, porque : "Algunos malos hermanos que abandonan la Orden, se llevaban los hábitos y los llevaban en las tabernas y en los burdeles y en los malos lugares y los empeñaban o vendían a las malas personas, de lo cual la Orden sentía gran bochorno, gran vergüenza y gran escándalo...".

Acusaciones a la Orden del Temple: un plagio de las acusaciones a los Cátaros

La persecución de los Cátaros del sur de Francia, origino un movimiento de estos hacia la península ibérica. Los Templarios, ayudaron a los Cátaros a huir hacia Cataluña, Aragón y ha establecerse en diferentes localidades del Camino de Santiago.

Juicio actual a la Orden del Temple

Enjuiciar hoy día a la Orden del Temple, supone devolverles el Papel y Rango que les corresponde: Una Orden, que seria la admiración de cualquier empresa de nuestros dias y unos caballeros que resultarían ser unos trabajadores modelos
  • Defensores del Cristianismo.
  • Tolerantes con otras Religiones
  • Impulsores de a Libertad
  • Promotores del progreso social
  • Fomento de la escritura e investigación
  • Creadores de la Logística
  • Creadores de un Sistema bancario internacional
  • Financieros de las campañas en los Santos Lugares
  • Financieros de los Reyes
La Orden del Temple, se adelanto 800 años, a la mentalidad de sus coetáneos. Centrados en búsqueda de la perfección, se olvido, de que la envidia que generaban sus éxitos iba ser la causa de su destrucción.

Quema Templarios La Cruz del Temple Manual Inquisidor
Quema de los Templarios en Paris  Cruz del Temple Manual del Inquisidor

Juicio a la Orden del Temple: Relación de cargos usados en el Proceso.

Sobre las causas del Juicio

  • Escupir sobre la Cruz y negación de Cristo. En ningún documento de la Orden se puede obtener tal afirmación. Las imputaciones, realizadas con declaraciones bajo tortura, se hablaba, de tales practicas, en la recepción de los neófitos a la Orden. Tales imputaciones no son ciertas y de existir alguna certeza, seria un concepto de novatada, alejada de los estatutos de la Orden. Como juzgaríamos, hoy día a nuestros Ejércitos o Colegios Mayores, donde estando prohibidas aun siguen ejerciéndose.
    Como se puede mantener la idea de que renegaban de Cristo, cuando entraban en la Orden de los Compañeros de Cristo.
  • Realizar Besos obscenos en las Ceremonias. La Orden, fue el vaso comunicante entre Oriente y Occidente de: cultura, ideas y costumbres. Besarse, en las culturas orientales, no significaba lo mismo que en Occidente. ¿Como hubieran juzgado a lo dirigentes rusos, que acostumbraban a besar en la boca a sus invitados.?
  • Practicas perversa de Sodomía. Seguro que las hubo, la orden se nutria de la Sociedad y aunque era una practica prohibida por las Reglas de la Orden, las condiciones de aislamiento, la convivencia entre varones y el ser una practica muy tolerada en Oriente, pudo dar lugar a la realización de practicas sodomitas. La gran mayoría de los Templarios eran heterosexuales, como lo demuestra la contradictoria acusación de tener hijos con monjas. Poco y mal podemos decir del tribunal que juzgo a la Orden, si la finalidad del Juicio fuese la búsqueda de la Verdad, la Orden hubiese salido impoluta, pero el tribunal tenia la condena preconcebida, aunque no hubiese argumentos. Las Reglas de la Orden, eran estrictas y señalaban que dormían en un camastro con sábana, n podían quitarse las calzas para dormir y el dormitorio estaba siempre iluminado.
  • Adorar a un ídolo en forma de cabeza, llamado Baphomet. Los Orden del Temple, tenia una gran devoción a Santa María Magdalena. El Baphomet, era el símbolo de la Muerte con Resurrección de Cristo, personificado en una Calavera. En la Edad Media, era costumbre recubrir las cabezas o calaveras de los santos, de oro, plata y adornos, así podemos ver hoy día, cabezas de Santos en diferentes Iglesias. La Calavera o Baphomet, es el mismo símbolo, que se representa a los pies de María Magdalena. La Orden no adoraba a ningún un ídolo o símbolo Satánico, si no a un símbolo cristiano : la resurrección de Cristo.
  • Llevar en la cintura una redoma, que había sido consagrada con el Baphomet
  • Los capellanes no consagraban la hostia en las celebraciones de la Eucaristía
  • Robos y saqueos al Tesoro Real. Felipe el Hermoso le confirió la custodia de los tesoros y según figura en actas percibió diferentes prestamos, sobre los que no se cobraban intereses
  • Ingerir las cenizas de los Templarios muertos e incinerados
  • ... engendrar hijos con monjas, para extirparles la grasa con que untaban el Baphonet y quemar a los niños. Las reglas lo prohibían de forma tajante: Consideramos peligroso para la religión, que se mire demasiado las caras de las mujeres; por esta razón, que nadie ose besar a una mujer, sea viuda, doncella, madre, hermana, tía... ni a ninguna otra.
  • Haberse acogido a las creencias de Islam. Nunca se ha podido demostrar, ni existen hechos. La Orden aprendía de las culturas Orientales.
  • Orinar encima de la Cruz el Viernes Santo.
  • Asesinar a quienes no adoraban al Baphomet o rompían el secreto.
El 18 de marzo de 1314, en el atrio de la catedral de París, el Gran Maestre del Templo, Jaques de Molay, fue condenado por el tribunal inquisitorial junto con otros 38 caballeros; aquella misma tarde fueron quemados en la hoguera.

Felipe el Hermoso y Papa, se reparten del botín de la traición

Felipe el Hermoso, deseaba apoderarse de todos los bienes del Temple. Ya se había apoderado de los tesoros de la Sede de la Orden Paris y otras ciudades.
Quedaban por repartir los bienes inmuebles, pero, al ser una Orden Religiosa que dependía directamente del Papa, no podía se cedida a ningún Seglar.
Este inconveniente, fue subsanado y el Papa negocia con el Rey y su Corte, entregar como compensación por no participar en el reparto de los inmuebles de los Templarios, el Feudo de la ciudad Episcopal de Lyon.
Con las arcas llenas delos fondos robados en l sede de la Orden y el feudo de Lyon, Felipe se considero satisfecho.
El 6 de Mayo Clemente, presento los trabajos de la comisión y otorgo a la Orden del Hospital los bienes materiales de la Orden del Temple, excepto los de la Península ibérica, donde la Orden había sido declarada Inocente.

La Orden de Temple fue declarada inocente en la Penisula Iberica

Templarios de Cataluña y Aragón

El Concilio de Tarrogona, declaro Inocentes a los Templarios de Cataluña y Aragón.
Se fundo la Orden de Motesa, para acoger a los caballeros Templarios de Aragón, Cataluña, Valencia, Córcega y Sicilia.

Templarios de Mallorca

La encomienda principal de la Orden estaba en Mas Deu y pronunciarón un energico alegao contra las acusaciones deherejia que se les realizaban.

Templarios de Castilla

El Concilio de Salamanca, declaro Inocentes a los Templarios de Castilla. La desaparición del Temple, supuso la admisión de los caballeros Templarios y la entrega de los bienes a la Orden de Calatrava

Templarios de Portugal

El Arzobispo de Lisboa, defendió la Inocencia de los Templarios y el Rey Dionisio fundó la Orden de de Cristo, para acoger a los Caballeros Templarios. iberica, donde la Orden habia sido declarada Inocente.

Las Ordenes fueron ratificadas por el Papa Juan XXII.

Templarios en Chipre

La Nobleza, Burgesia y los religiosos, aportarón su testimonio de la piedad, valentia y buen nombre de los Templarios. A excepción del Maestre de Hospital, principal benficiario de la desaparición de la Orden del Temple.

Templarios en Inglaterra

Solamente un renegado declaro contra la Orden y todos los demas Templarios, rechazaron las imputaciones, como confesiones obtenidas bajo el coacción y miedo a la tortura y quema en la hoguera.

La opinión del Procurador del Reino de Aragón a su Maestre.

Lo que el Papa ha hecho, no loha hecho, ni por derecho ni por via de justicia, sino por provisión, diciendo que no era oportuno que la Orden subsistiera...

Quema en la hoguera de Jacques de de Molay y los bailios del Temple

Trasladan a Jacques de Molay desde la prisón de Gisors a Paris para que el 18 de Marzo de 1314, comparezca conjuntamente con los tres bailios, ante el Arzobispo de Sens y los dos Cardenales asesores. Recordar que el Arzobispo de Sens, ya habia quemado templarios sin haber finalizado el juicio.
Para la ocasión habian preparado un cadalso enfrente al pórtico de Notre Dame. Una inmensa multitud se habia congregado para escuchar la sentencia: CADENA PERPETUA.
Ante tal injusticia, Jacques de Molay y el Comendador de Normandia Godofredo de Charnay, proclamaron en voz alta:
  • La inocencia de la Orden del Temple.
  • Revocaron sus confesiones
El Maestre, se volvió hacia la muchedumbre y dijo en voz alta: que todo lo que decía ese documento era falso y que no había dicho ni confesado tales cosas, sino que eran buenos cristianos
Ante ese discurso el Maestre fue golpeado en la boca, por uno de los guardianes y ya n pudo proseguir.
El gran Maestre Jacques de Molay, había mantenido su fidelidad y obediencia al Papa, hasta el extremo de hacer una dejación de defensa de la Orden, esperando siempre que fuese el Papa, quien los juzgase.
Mientras había creído en la Justicia y Autoridad de Clemente, se había resistido a hablar, perdida la esperanza de Justicia, Jacques de Molay, podía comenzar a hablar y ello representaría un grave problema y peligro para la Iglesia y la Corona.
Los Cardenales son conscientes de los problemas que puede ocasionar si habla Jacques de Molay y deciden meditar sobre el tema, enviándolos al preboste de Paris.
La Corona y su Consejo ha sido informada de los Hechos, y no caben las deliberaciones de los Cardenales. La Orden de la Corona, es tajante:
QUEMARLOS COMO HEREJES RELAPSOS.
LA CADENA PERPETUA DEL TRIBUNAL,NO VALIA, POR DESEO DE LA CORONA DEBIAN SER QUEMADOS VIVOS EN LA HOGUERA.
Se decidió proceder a quemarlos, aunque no estuviese ningún eclesiástico, el Maestre y Charnay fueron llevados en una barca hasta la isla de los Juncos (Javiaus), próxima a los jardines del rey y la Iglesia de San Agustín, en el emplazamiento actual de los muelles Grands Agustins, donde habían llevado la leña para la Hoguera.
Jacques de Molay, se dispuso a morir serenamente, se desvistió y soporto las crueldades de los guardianes. Pidió permiso para juntar las manos y rezar por ultima vez a Dios de cara a Notre Dame y les pidió a sus verdugos que lo cuando lo ataran al poste de la Hoguera, lo pusieran de cara a Notre Dame. Afirmo por ultima vez que La Orden del Temple era inocente y dejaba en manos de Dios.
Ataron al poste a Jacques de Molay y Godofredo de Charnay y prendieron fuego a la leña. Las vidas de Molay y Charnay desaparecían entre las llamas, acallando cualquier posibilidad de hablar.
Hugo de Pairaud y Godofredo de Gonneville, al no intentar hablar, mantuvieron la condena impuesta de cadena perpetua y desaparecieron en las cárceles.

Trágico final de los actores del Proceso contra la Orden del Temple

Jacques Molay se encomendó a la Justicia Divina y todos los actores de la falsa acusación y farsa de proceso tuvieron un final trágico:
  • Cardenal Esteban de Suisy. Falleció durante el transcurso del Concilio de Vienne.
  • Arzobispo de Tolosa. poco tiempo después de Esteban.
  • Guillermo de Nogaret. Tan macabro personaje, ceso como canciller, siendo postergado al olvido y falleció el 11 de abril de 1313.
  • Guillerm de Plaisians. Falleció el 22 de diciembre de 1313.
  • El Papa Clemente V. Se retiro al Condado de Venaissin, rodeado de Cardenales y no volvió a conceder más Audiencias. Ocas semanas después de quemar a Jacques de Molay, cayo enfermo y como de una venganza se tratase, sus médicos le recetaron tomar esmeraldas machadas. Murió en Roquemaure-sur-Rhone, el 20 de abril de 1314.
  • Felipe el Hermoso. La guerra de Flandes, el descontento popular y los problemas de sus nueras, enturbiaron su reinado, falleció el 29 de noviembre de 1314.

Documentos del Processus contra Templarios y Folio de Chinon

Los Archivos Vaticanos, presentaron el 25 de Octubre, un exclusivo volumen, donde se recogen todos los documentos sobre el juicio contra la Orden del Temple: el "Processus contra Templarios".
Sorprende el precio 5.900 € y la tirada: 800 ejemplares , reservando el ejemplar número 800 para regalo al Papa Benedicto XVI. Solo unos pocos privilegiados podrán adquirir tan preciado tesoro, esperemos que pronto saquen una edición popular.

Folio de Chinon: Las declaraciones de los Templarios, la absolución y toma de los sacramentos antes de ser quemados.

Es un pergamino de grandes dimensiones (70x58 cm), redactado por los tres legados del Papa que formaban la comisión investigadora especial sobre los Templarios: los cardenales: Berenguer Fredol, Etienne de Suisy y Landolfo Brancacci.
Fue escrito en Chinon, población perteneciente a la diócesis de Tours, los días 17 al 20 de agosto de 1308. El manuscrito, se consideraba perdido en el siglo XVI y fue redescubierto en el año 2001 en los Archivos Vaticanos.
El folio de Chinon, contiene los interrogatorios realizados por la comisión papal a los templarios, en el castillo de Chinon (Francia), donde estaban encarcelados y las notas escritas por Clemente V y sus colaboradores.
El Folio de Chinon, demuestra que el papa Clemente V dio la absolución al Gran Maestre del Temple, Jacques de Molay, y a sus hermanos de la Orden.
El Pontífice les permitió además "recibir los sacramentos cristianos y ser acompañados de un capellán" hasta ser quemados en la hoguera.
El Documento de Chinon, demuestra la falsedad de las imputaciones realizadas contra la Orden, la bufonada del Proceso y los intereses que movió a los promotores. • Había que acabar con la Orden del Temple, acallando a Jacques de Molay y otros bailios. Jacques de Molay, había permanecido callado, sin apenas defender a la Orden, debido a la Obediencia que tenia al Papa y en todo momento exigía que fuese el Papa quien le juzgase. Emitida la injusta Orden de cadena perpetua, Jacques de Molay, pretende hablar y se le acallan a golpes. En este momento, se habría roto la obediencia de la Orden al Papa y las confesiones de Jacques de Molay, suponían un grave peligro para el Rey y el Papado.
  • ¿Ya no se podran sostener la acusación de renunciar a Cristo?. Jacques de Molay y Godofredo de Charnay, ante la injusta muerte en la Hoguera, piden que se les administren los sacramentos cristianos y lo quemen mirando a Notre Dame.?
  • Fueron condenados a Prisión Perpetua, pero el Rey Felipe el Hermoso, decidió: QUEMARLOS COMO HEREJES RELAPSOS.
    LA CADENA PERPETUA DEL TRIBUNAL, NO VALIA, POR DESEO DE LA CORONA DEBIAN SER QUEMADOS VIVOS EN LA HOGUERA.
  • El Documento de Chinon, demuestra la falsedad de las imputaciones realizadas contra la Orden, la bufonada del Proceso y los intereses que movió a los promotores.
  • Había que acabar con la Orden del Temple, acallando a Jacques de Molay y otros bailios. Jacques de Molay, había permanecido callado, sin apenas defender a la Orden, debido a la Obediencia que tenia al Papa y en todo momento exigía que fuese el Papa quien le juzgase. Emitida la injusta Orden de cadena perpetua, Jacques de Molay, pretende hablar y se le acallan a golpes. En este momento, se habría roto la obediencia de la Orden al Papa y las confesiones de Jacques de Molay, suponían un grave peligro para el Rey y el Papado.
  • El Pergamino de Chinon, deja al descubierto las vergüenzas de Papa Clemente V, pues permite quemar a unos inocentes, que dependían directamente de él.
La crítica histórica que acompaña a los ejemplares editados, toma partido por la afirmación de que Clemente V "absolvió a los templarios" pero que "comprendió que para evitar un cisma en la Iglesia era necesario sacrificar la supervivencia de la Orden".